25 julio, 2007

Coraje

Cuando un cocinero cocina, sabe la importancia de la sal. La sal realmente hace una gran diferencia. Entonces si el cocinero dice: ”Bueno, sé que la sal le va a dar un buen gusto, entonces déjame agregar un puñado, un puñado. Otro puñado.” Entonces ya no tendrá buen sabor.
En la vida, cada día es un cuadro. Y pintar no se trata de cuánto color pones. Es la cantidad justa en los lugares precisos lo que hace que la pintura cobre vida. Solamente ese pellizco de sal en el momento justo, y el plato apropiado, y el sabor aflora.
El coraje, el amor, la admiración, el entendimiento: los tenemos todos. Y tenemos la cantidad necesaria. Ahora lo que tenemos que aprender es a pintar adecuadamente con ellos.
¿Es la ira totalmente mala? A veces no puedes abrir esa botella, te pones un poco enojadito, pones un poquito más y la siguiente cosa que sabes es que la tapa se salió.
Hay una historia, no se cuán verdadera es, pero en uno de las módulos del espacio, se rompió un aire acondicionado y estaban tratando de arreglarlo. Y no lo pudieron arreglar allí, entonces llamaron a la Tierra y dijeron, “Este módulo está roto, arréglenlo.” Así que el ingeniero estaba trabajando en eso, trabajando en eso, y no podían arreglarlo tampoco.
Entonces en su frustración y cólera, le dio una patada. Y cuando hizo esto, comenzó a funcionar. Entonces llamó y le dijo al tipo allí arriba: “¡Dale una patada! Eso es todo. Yo le di una patada aquí y empezó a funcionar.” Entonces le dio una patada y comenzó a funcionar allá arriba también.
Pero esa cólera fuera del límite – un poco demasiado– y no tiene un buen sabor. Tal vez un poquito, está bien. Un poco demasiado, y ya no tiene un buen gusto.
Si amas a alguien y estás constantemente al lado diciéndole: “Te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo.” Quiero decir, ¡justo a punto de volverlo completamente loco! Es como: “¡Vete!”
Hacer todo en su medida justa. Y cada plato sale genial. Hecho en proporción. Y se pinta un hermoso panorama, se pinta un hermoso cuadro. Y nunca, jamás, sentir que para pintar ese cuadro que tú puedes pintar cada día te está faltando algo. No te falta nada. Tienes todos los ingredientes. Todos los ingredientes. Así fuiste creado.
Mucha tecnología fue invertida en crearte. Y es por algo. Porque puedes disfrutar. Puedes estar feliz. Puedes estar triste. Pero no fuiste equipado para eso. Estás equipado para estar feliz. Ahí es cuando se siente bien.
En tu vida, usa esa expresión, y el coraje que tienes. Porque definitivamente lo tienes.

Maharaji

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Free Web Counters
Free Hit Counters