23 diciembre, 2007

¿Qué Elijo?

Vine a este mundo. Cuando vine, cómo vine, no tuve ni idea. La mayoría de la gente no parece tenerla. Hay una foto mía que me acuerdo me sacaron. Y de ahí en adelante, recuerdo, recuerdo, recuerdo. Muchas cosas han sucedido en mi vida. Muchas historias, muchas heridas de guerra. Y sin embargo, sé que todo en mi vida ha cambiado.
Todo. Todo lo que pensé que nunca cambiaria ha cambiado. Todas las cosas que no quería que cambien, igual lo han hecho. Y, convenientemente, también ha cambiado todo que yo quería que cambie.
Sólo dos cosas han sido constantes en mi vida. Una es el cambio; que ha sido constante. Y el otro es el deseo de estar pleno. De estar satisfecho. De estar feliz. De estar en ese lugar de alegría que me ha sido mostrado. De sentir el sentimiento del corazón lleno de gratitud una y otra vez.Puedes conseguir cosas en este mundo y hartarte de ellas. Créeme. Pero un corazón desbordante de gratitud, nunca, jamás te cansará, no importa cuántas veces ocurra en tu vida.
Y cada vez que tu corazón se llene de gratitud, será como si nunca hubiera sucedido antes. ¿Nuevo? Si. ¿Excepcional? Si. ¿Gratificante? No hay mayor gratificación que un corazón colmado de gratitud.El deseo de ese sentimiento ha sido constante y el cambio de todo lo exterior también. Y algunos días, estás inundado con preguntas, donde sea que mires: preguntas, preguntas, preguntas. Hasta el punto de que, a veces hasta: ¿Qué quieres comer? “No sé, déjame tranquilo. Cualquier cosa.”
Pero ésas no son las preguntas importantes. La pregunta importante es, ¿qué elijo cada día? Tengo que invertir. El tiempo transcurre. Simplemente transcurre. Sin parar. El reloj está en marcha. No puedo hacer nada al respecto. Nada. No puedo bajar su velocidad ni apurarla, nada de eso. Simplemente se mantiene andando.¿Qué hago? ¿Qué elijo? ¿Lo guardo? ¿Lo conquisto? ¿Lo capturo? ¿O lo dejo ir no más? Vino, se fue. Vino, se fue. El tiempo no trascurre más rápido o más despacio, está fluyendo siempre igual. Es sólo mi impresión.Si puedo aprovechar este tiempo, puedo hacer que me sirva en lugar de servirlo yo a él. ¿Cómo lo aprovechas? ¿Cómo lo conservas? Como un ser humano. Hemos olvidado abrir el paquete que vino con nosotros. Y por eso estamos sin un centavo. Esto es lo que dice Kabir. ¿Qué paquete? ¿De verdad? ¿Venimos con un paquete? ¿Qué paquete? Hay un paquete. ¿Y dónde está? Está en tu interior.
Riquezas increíbles. Gratitud, plenitud, entendimiento, alegría.

Maharaji

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Free Web Counters
Free Hit Counters